6 razones para pasarse al autoconsumo

Cada vez más usuarios optan por el autoconsumo fotovoltaico como una alternativa complementaria al consumo energético que todos conocemos, el de toda la vida, ligado a la red eléctrica y a la compañía contratada.

Autoconsumo

El autoconsumo, en cualquiera de sus modalidades, permite tener un mayor control sobre el gasto eléctrico y contribuye a no depender tanto de las oscilaciones del precio de la electricidad. Pero el factor económico no es el único: estas seis razones atraen cada vez más usuarios.

1. Ahorra en tu factura de electricidad:

Al convertirte en consumidor-productor, tienes un ahorro directo en tu factura eléctrica, ya que toda la electricidad que produzcas en momentos en que tengas consumos activos, es electricidad que dejas de comprar a tu comercializadora.

Los ahorros de entre 30-60% son frecuentes en instalaciones de autoconsumo sin baterías y de hasta el 95% en instalaciones con baterías. Indirectamente también se produce un ahorro para el resto de consumidores, al contribuir en la competencia y precio de la energía.

2. Disfruta de ventajas fiscales:

Cada vez hay más ayuntamientos que o bien bonifica el Impuesto Bienes e Inmuebles (IBI) o ofrecen la licencia de obras a coste 0. Pregunta en tu ayuntamiento y verás que los números salen con el autoconsumo. Puedes ver si tu ciudad es una de ellas en el siguiente documento: Análisis comparativo de bonificaciones fiscales al autoconsumo en las principales ciudades españolas (De la Fundación de Energías Renovables).

En el caso de empresas y en algunas circunstancias también particulares, además, algunas comunidades autónomas y administraciones locales fomentan el autoconsumo con subvenciones que cubren parte del coste de instalación. 

3. Contribuyes a mejorar el medioambiente

El interés por cuidar de nuestro planeta se hace cada vez más patente en nuestro día a día, desde el uso de productos cosméticos libres de envases hasta la eliminación de las bolsas de plástico de los supermercados. ¿Por qué no apostar también por un consumo de energía limpio que, además, contribuya a una mejor calidad de vida?

El consumo de energías renovables reduce el consumo de energías más contaminantes, como las provienen de combustibles fósiles y contribuye a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, lo que traducimos en una mejor calidad de aire. Además, el uso de una propia instalación productora de energía evita el impacto medioambiental que provoca la distribución de energía hacia el punto de consumo y la pérdida de energía en este proceso.

4. Se amortiza en un período de tiempo razonable

Si bien es cierto que realizar la instalación necesaria requiere de cierta inversión inicial, los costes de las placas solares están decreciendo, lo que hace que alcanzar la amortización de todo el gasto y empezar a ahorrar se logre cada vez en menos tiempo. Entre 5 o 10 años de amortización es lo más habitual, aunque en instalaciones con baterías es necesario calcularlo en cada caso particular, ya que puede ser mayor. Además, las instalaciones tienen una vida útil que puede rondar los 30 años y no requieren de demasiado mantenimiento.

Tanto empresas como hogares pueden optar por el autoconsumo. Normalmente las empresas y/o industrias pueden amortizar la instalación muy rápidamente debido a sus grandes consumos. En el caso de particulares, es especialmente aconsejable cuando se tengan consumos continuos y elevados. Además, contar con placas fotovoltaicas aumenta notablemente el valor de la propiedad, por lo que es una buena opción con miras de futuro.

5. Eres el dueño de tu propia energía

El autoconsumo empodera a los ciudadanos que optan por esta opción y los convierte en un actor activo de la transición energética del país. A más consumo de energías renovables y producidas dentro de España, menos dependencia a importar la energía necesaria desde otros países y desde fuentes contaminantes, ya que es uno de los países con más horas de sol aprovechables.

Autoconsumo

6. Ser casi totalmente autosuficiente es posible

España es uno de los países que más horas de sol y radiación recibe, por tanto lo convierte en uno de los países que más y mejor energía solar fotovoltaica puede producir durante todo el año. Todo ello sumado al uso de baterías para almacenar la energía permite a los autoconsumidores producir y aprovechar casi el 100% de la energía necesaria, pues valores cercanos al 95% se pueden conseguir con una buena gestión con baterías.

Si quieres más información o tienes alguna consulta sobre tu caso concreto, consulta nuestro directorio de profesionales y busca una empresa especializada cercana a tu localidad para tener un asesoramiento personalizado.

Este artículo se ha sido elaborado en colaboración con Thermias.